domingo, 28 de diciembre de 2014

MI PÓCIMA

No fui ni soy fugitiva de la verdad.

Mis equivocaciones fueron y son mías
No les busqué ni le buscaré disculpas,
y menos  le hecho la culpa a otros de ellas.

Las disuelvo,con una pócima.

Mi pócima,
de hojas secas de paciencia

y frutos maduros de esperanza.


Luego: tomé y seguiré tomando 
si el alma y el  corazón requiere,
una o dos tazas al día.....
o más...

¡¡¡Vaya a saber...

Luego sí.....
vomito mediocridad  y
doy paso a la inteligente verdad de : amar
amar, amar y más amar....